Maquina de escribir y cinta para donde no llega la luz

Todabía se siguen usando las máquinas de escribir siguen siendo utilizadas en tiempos de ordenadores debido a su gran comodidad. No en todos los lugares del mundo ha llegado la informática. La gran ventaja de las máquinas de escribir es que no requieren de ningun tipo de energía eléctrica ni artificial, tan sólo la energía humana.

Portátiles y de funciones variadas, las viejas máquinas de escribir siguen dando batalla. Juzgados y dependencias de gobierno, escribanías y destacamentos policiales siguen dependiendo de estas máquinas para asegurar su supervivencia.

Como los equipos reemplazar a máquinas de escribir para muchas funciones de estos días, máquinas de escribir recopilan polvo. Sus cintas se secan y ya no funcionen correctamente. Si decide usar su vieja máquina de escribir, puede encontrar difícil de localizar una cinta nueva. Puede aplicar más tinta a la cinta de opciones para rellenar un formulario o escriba una carta.

¿Qué partes de las máquinas de escribir siguen siendo de fabricación casera? La respuesta es: las cintas.

Cintas para máquinas de escribir

Su fabricación no puede decirse que sea difícil, pero si que presenta en principio una serie de pequeños inconvenientes para el que quiera iniciarse con muy reducido capital.

Para orientar a nuestros lectores en esta industria debemos aclarar que no se trata simplemente del entintado de las cintas vigentes, sino también de su enrollamiento en carretes metálicos que deben encargarse en cantidad a las fábricas en los distintos tipos usados para diferentes marcas de máquinas; el envoltorio de los carretes en papel de estaño, para asegurar su conservación; de los envases de hojalata litografiados con la marca adoptada, con su registro correspon­diente, y por último, de su perfecta elaboración y eficiencia para acreditar el producto.

Para mayor economía se podría íntentar la colocación en plaza de cintas preparadas y bien acondicionadas para utilizar enrollándolas en los carretes usados; ya que los mismos están construidos en un material fuerte y resistente, que no justifica que por estar la cinta gastada deba tirarse también el carrete.

Esta sugestión puede ser lógicamente aceptada por el comprador, con la explicación previa correspondiente, que indiscutiblemente la encontrará acertada cuando se le haga notar la diferencia de precio que paga por el carrete que tira en cada cambio de cinta.

Este sistema podría crear una nueva modalidad en la práctica de las ventas de cintas, que sería interesante experimentar. A pesar de lo que dejamos dicho, pasaremos a describir las distintas etapas por que pasa la fabricación acondicionamiento normal de las cintas para máquina de escribir, hasta su presentación a la venta.

Siempre combiene contar con una cinta comercial para máquinas de escribir, de manera de poder pesarla y compararla con nuestro producto. Procedemos a eliminar la carga de colorante que contiene dicha cinta, para lo cual la sumergimos en una taza de alcohol de quemar y con un palito la movemos para asi ayudar a que se disuelva el colorante. Si viéramos que el colorante no se desprende fácilmente, es porque puede tratarse de un colorante empastado con vaselina. En este caso debemos comenzar el trabajo con un nuevo trozo de cinta de iguales dimensiones utilizando un disolvente apropiado, para substancias grasas, como la nafta o la bencina, etc. Una vez que la cinta no desprende más colorante en el medio disolvente, que habremos cambiado varias veces, no debemos esperar o pretender que la cinta vaya a quedar blanca, pues la misma habrá quedado teñida con el colorante de la carga y este color es por lo general difícil de eliminar.

amos secar la cinta en esas con­diciones y una vez seca la planchamos para alisarla y eliminar los restos de humedad, la pesamos y establecemos la diferencia con el peso anterior para conocer la carga de colorante que lleva por metro. Se anota y continúa el estudio. Por medio de una lente cue-hilos contamos el número de hilos de la urdimbre

Recuperar una cinta de maquina de escribir

 

Póngase guantes de caucho para proteger las manos de manchas de tinta. Cubrir la superficie de trabajo con periódicos viejos.

Eliminar la cinta de la máquina de escribir. Abrir la parte superior de la máquina de escribir y el ascensor a ambas mitades de la bobina de cinta.

Uno húmedo de las pastillas de tinta con la tinta negra, lo recubrimiento con una fina capa. La tinta no debería de piscina en la superficie, pero debe remojar uniformemente en la almohadilla.

La cinta de la máquina de escribir de desenredo rotando una cola hasta que todos la cinta es un carrete, sin embargo, aún sujeto en un extremo de la bobina de otra.

Determinar la parte de la cinta que normalmente se enfrenta el papel cuando en la máquina de escribir. Mirar la impresión de letras de la cinta de antigua. La cinta de opciones de posición por lo que se pueden leer las cartas y están enfrentando la manera correcta. Con este hacia arriba, establecer la cinta de la almohadilla de tinta.

Coloque la almohadilla no original de la cinta de opciones.

Dibujar lentamente la cinta de opciones entre las dos pastillas, a través de la tinta. Tratar de mantener su cinta suave y estable para permitir una capa incluso de tinta para recubrirlo. La cinta de opciones en la cola del viento mientras trabaja.

Reemplazar la cinta de opciones en la máquina de escribir cuando gran parte de la cinta de opciones como sea posible ha sido recubierto con tinta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: